Preguntas frecuentes

La marcación de la Casilla Empresa Solidaria no tiene ningún coste. Es un gesto libre, gratuito y altruista por parte de la empresa que decide destinar el 0,7% de la cuota íntegra de su declaración del Impuesto de Sociedades al apoyo a una causa solidaria, en este caso, la ayuda al Tercer Sector.

La contribución de la Casilla Empresa Solidaria a la Agenda 2030 se materializa en la generación de valor en la empresa y en la sociedad, la ampliación de ámbitos de alianzas con las organizaciones sociales que apuestan por un mundo mejor y con el cumplimiento de más objetivos e indicadores de la propia Agenda.

Entre los principales Objetivos de Desarrollo Sostenible sobre los que incide la marcación de la casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades se encuentran la erradicación de la pobreza (ODS 1), la reducción de las desigualdades (ODS 10), la contribución a la igualdad de género (ODS 5), la creación de empleo de calidad (ODS 8), la inversión en prosperidad, paz y sostenibilidad (ODS 16) y la cooperación entre diferentes actores sociales para alcanzar el resto de metas planteadas por Naciones Unidas (ODS 17).

Las EmpreXas son aquellas empresas que ya han marcado –o tienen en mente hacerlo– la Casilla Empresa Solidaria. Son organizaciones que fundamentan sus acciones en principios que tienen que ver con el cambio de su entorno, la mejora de la calidad de vida de las personas y la lucha contra la pobreza y las políticas sostenibles.

No solo generan valor para la propia empresa, sino también para la sociedad en su conjunto, sobre todo en un momento como el actual en el que se les necesita más que nunca.

Además, están comprometidas para afrontar las graves consecuencias sociales que está dejando la crisis sanitaria y, gracias a ellas, se podrá atender el incremento de las demandas sociales y conseguir avanzar y transformar la situación actual.

La Casilla Empresa Solidaria es una medida con la que todas las partes ganan. Es lo que se denomina, en jerga económica, un ‘win win’.

Los beneficios que una empresa obtiene a la hora de marcar esta casilla son éticos y están asociados a valores concretos como la justicia social, la igualdad o la inclusión. Además, las organizaciones también generan reputación de marca e inciden en el valor social, ya que se trata de un gesto de responsabilidad y compromiso con los colectivos más vulnerables, algo que la sociedad percibe y agradece más que nunca, dados los tiempos convulsos que vivimos.

Por otro lado, el Tercer Sector también saldrá beneficiado, ya que, debido a esta aportación libre y voluntaria, se podrán poner en marcha proyectos sociales que ayudarán a reconstruir el Estado de Bienestar, tan golpeado en 2020 por la crisis sanitaria.

Y, además, la colaboración entre empresas y organizaciones no lucrativas se verá reforzada, de manera que esta relación no se fundamente en una donación tradicional, sino en un marco de cooperación social, estable y sostenible.

¡La sociedad gana con la Casilla Empresa Solidaria! Las empresas, en una muestra de responsabilidad, generan un importante valor social y el Tercer Sector puede destinar esos fondos al desarrollo de proyectos sociales que ayudarán a reconstruir el Estado del Bienestar que ha sido golpeado duramente por la crisis sanitaria en los últimos meses.

Además, gracias a esta casilla, se construirán alianzas en beneficio de la sociedad y más aún en el contexto en el que nos encontramos.

De inicio, aquellas empresas que marquen la Casilla Empresa Solidaria pondrán de manifiesto su compromiso solidario con la sociedad y el Tercer Sector en un momento tan necesario como el actual, en el que la crisis sanitaria ha propiciado que la pobreza y la exclusión social se cronifiquen aún más.

Y en esta coyuntura y en la reconstrucción económica y en lo que se ha denominado “la nueva normalidad”, las empresas juegan un papel esencial para dar la opción al Tercer Sector de atender el creciente número de demandas sociales, para generar un impacto social positivo y lograr sociedades más justas y para fomentar la colaboración entre empresas y organizaciones no lucrativas en un marco de cooperación social, estable y sostenible.

Ninguna empresa está obligada a marcar la Casilla Empresa Solidaria. Se trata de un acto altruista, voluntario, completamente libre y gratuito que tiene un claro impacto positivo sobre la sociedad y, principalmente, sobre los colectivos más vulnerables.

La Plataforma del Tercer Sector tiene como labor informar y convocar a las organizaciones para que se involucren de una forma solidaria en la marcación de la casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades, pero la decisión final está, evidentemente, en ellas.

La Casilla Empresa Solidaria está actualmente disponible en dos modelos del Impuesto de Sociedades: el 200 y el 220. En la declaración de este tributo, aparece incluida en el apartado ’otros caracteres – fines sociales’. Y concretamente, en la casilla 00073 (dentro del modelo 200) o bien en la 069 (en el modelo 220).

Nosotros preferimos llamarla ‘Casilla Empresa Solidaria’ porque creemos que es un gesto de apoyo desinteresado que contribuye a una sociedad más justa e igualitaria.

La recaudación por el concepto de Casilla Empresa Solidaria del Impuesto de Sociedades asciende, como máximo, al 0,7% de la cuota íntegra de aquellas organizaciones que la hayan marcado en su declaración.

En la campaña correspondiente al ejercicio fiscal 2018, la recaudación por este tributo superó los 24.000 millones de euros. Si todas las empresas hubiesen marcado la casilla de fines sociales, los recursos que habría podido gestionar el Tercer Sector en favor de los colectivos más vulnerables habrían alcanzado los 173 millones de euros.

Solamente en España existen 12,2 millones de personas víctimas de la pobreza o de la exclusión social. Esto tiene una consecuencia directa y nefasta para la sociedad, ya que el acceso a las condiciones de vida básicas y la mejora de la situación económica, sanitaria y laboral de estos colectivos se convierten en objetivos muy difíciles de cubrir.

Desde la Plataforma del Tercer Sector, estamos trabajando de una manera cohesionada y coordinada para ser más útiles que nunca a las personas a las que nos dedicamos.

Pero son tantos los proyectos que necesitan de fuerza humana y de liquidez, que necesitamos un impulso o una ayuda extra por parte del Estado. Y es aquí donde entra en juego un gesto tan fundamental como es marcar la Casilla Empresa Solidaria.

En este sentido, las empresas constituyen un agente importante de progreso y prosperidad de la sociedad y, con el objetivo de ayudar a terminar con la pobreza y la injusticia social, se les invita a realizar algo tan simple como es marcar la casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades.

Necesitamos soluciones a largo plazo y garantías que permitan al Tercer Sector enfrentarse a la realidad social que vivirá España, especialmente después de esta crisis socioeconómica sin precedentes causada por la crisis sanitaria.

La casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades se puede marcar durante el periodo de presentación de este tributo, dentro de los 25 días naturales siguientes a los seis meses posteriores a la conclusión del período impositivo.

En concreto, en 2020, podrás marcar la Casilla Empresa Solidaria entre el 1 y el 25 de julio.

Una buena forma de hacerlo es a través de las redes sociales. En el apartado ‘Comparte materiales’ de esta web, tienes a tu disposición varias imágenes fijas y animadas que puedes descargar y utilizar libremente en tus canales de Twitter, LinkedIn, Facebook e Instagram para acompañar tu mensaje en favor de la Casilla Empresa Solidaria del Impuesto de Sociedades y de la gestión que realizará la Plataforma del Tercer Sector en favor de los colectivos sociales más vulnerables.