La necesidad del cambio

En España somos más de 47 millones de personas y el 30% vivimos en riesgo de pobreza.

La pandemia de la COVID-19 no ha hecho más que empeorar la situación de personas como yo. Todavía no nos habíamos recuperado de la crisis del año 2008, cuando, de repente, nos hemos visto inmersos en una nueva, que, sin duda, ha trastocado todos nuestros planes, ha tambaleado nuestro presente y nuestro futuro y nos ha dejado aún más atrás de lo que ya estábamos.

Somos protagonistas de una gran fractura social y necesitamos ayuda. Tu ayuda. Porque solo así podremos salir de esta difícil situación y avanzar. Porque solo así seremos parte del cambio, del progreso, de la innovación, del futuro.

Yo soy una persona anónima. Esa que te acompaña en el metro cada día, esa con la que te cruzas al salir del supermercado. Una amiga, un vecino, una madre de familia…

Quiero que sepas que creo en ti. Creo en el poder que tiene tu empresa para transformar y para cambiar el futuro. Para dejar atrás las colas del hambre y las facturas que no podemos pagar y buscar nuevas oportunidades para todos y todas.

Confío en ti. Confío en tu empresa. Ayúdanos a marcar el cambio. Marca la casilla Empresa Solidaria en tu Impuesto de Sociedades. No cuesta nada.

Firmado: Una persona anónima.

El poder de la transformación

En España somos más de 3,5 millones de empresas y casi el 95% nos definimos como micro-pyme.

La pandemia de la COVID-19 también nos ha afectado directamente y, en muchos, casos hemos visto como nuestros negocios pendían de un hilo, en un escenario que se vislumbra incierto e inseguro. Pero también hemos demostrado mucho. Hemos salido adelante con la ayuda de nuestros equipos, creando alianzas y mostrando nuestra responsabilidad social. Nuestra solidaridad. Nuestro papel clave en uno de los momentos más críticos de la historia reciente.

Sí, estamos viviendo tiempos duros, muy duros, pero como sucede en las dificultades también estamos aprendiendo grandes lecciones. Como la importancia de acompañar y de ayudar cuando más se nos necesita, aumentando nuestro impacto positivo, mostrando nuestro propósito empresarial.

Porque soy una empresa que trabaja por conseguir una sociedad más justa, igualitaria e inclusiva. Aquella que va más allá de los beneficios económicos y persigue objetivos sociales y medioambientales.

Es tiempo de transformar el futuro, actuando desde el presente.

Es el momento de que las empresas marquen el cambio. Súmate a este movimiento. Marca la casilla Empresa Solidaria en tu Impuesto de Sociedades. No cuesta nada.

Firmado: Una empresa con propósito.

Ellas ya han marcado la X

¿Por qué es importante contar con #EmpreXasQueMarcan?

¿Qué es la Casilla Empresa Solidaria?

x-solidaria

La Casilla Empresa Solidaria es la casilla donde, de forma voluntaria y gratuita, tu compañía puede ayudar a los que más lo necesitan destinando el 0,7% del Impuesto de Sociedades a fines sociales.

Marcarla supone apostar por que el tuyo sea un negocio responsable que genera un impacto social positivo, que no deja atrás a nadie, que no desaprovecha el talento y que contribuye a lograr sociedades más justas.

Pero no solamente esto. También fomenta la colaboración entre empresas y organizaciones sin ánimo de lucro, de manera que las relaciones entre ellas se fundamenten en un marco de cooperación social, estable y sostenible

¡Convierte a tu compañía en una EmpreXa! ¡Ahora Más que Nunca! ¡Depende de ti!

Preguntas frecuentes

La marcación de la Casilla Empresa Solidaria no tiene ningún coste. Es un gesto libre, gratuito y altruista por parte de la empresa que decide destinar el 0,7% de la cuota íntegra de su declaración del Impuesto de Sociedades al apoyo a una causa solidaria, en este caso, la ayuda al Tercer Sector.

La contribución de la Casilla Empresa Solidaria a la Agenda 2030 se materializa en la generación de valor en la empresa y en la sociedad, la ampliación de ámbitos de alianzas con las organizaciones sociales que apuestan por un mundo mejor y con el cumplimiento de más objetivos e indicadores de la propia Agenda.

Entre los principales Objetivos de Desarrollo Sostenible sobre los que incide la marcación de la casilla de fines sociales del Impuesto de Sociedades se encuentran la erradicación de la pobreza (ODS 1), la reducción de las desigualdades (ODS 10), la contribución a la igualdad de género (ODS 5), la creación de empleo de calidad (ODS 8), la inversión en prosperidad, paz y sostenibilidad (ODS 16) y la cooperación entre diferentes actores sociales para alcanzar el resto de metas planteadas por Naciones Unidas (ODS 17).

Las EmpreXas son aquellas empresas que ya han marcado –o tienen en mente hacerlo– la Casilla Empresa Solidaria. Son organizaciones que fundamentan sus acciones en principios que tienen que ver con el cambio de su entorno, la mejora de la calidad de vida de las personas y la lucha contra la pobreza y las políticas sostenibles.

No solo generan valor para la propia empresa, sino también para la sociedad en su conjunto, sobre todo en un momento como el actual en el que se les necesita más que nunca.

Además, están comprometidas para afrontar las graves consecuencias sociales que está dejando la crisis sanitaria y, gracias a ellas, se podrá atender el incremento de las demandas sociales y conseguir avanzar y transformar la situación actual.

La Casilla Empresa Solidaria es una medida con la que todas las partes ganan. Es lo que se denomina, en jerga económica, un ‘win win’.

Los beneficios que una empresa obtiene a la hora de marcar esta casilla son éticos y están asociados a valores concretos como la justicia social, la igualdad o la inclusión. Además, las organizaciones también generan reputación de marca e inciden en el valor social, ya que se trata de un gesto de responsabilidad y compromiso con los colectivos más vulnerables, algo que la sociedad percibe y agradece más que nunca, dados los tiempos convulsos que vivimos.

Por otro lado, el Tercer Sector también saldrá beneficiado, ya que, debido a esta aportación libre y voluntaria, se podrán poner en marcha proyectos sociales que ayudarán a reconstruir el Estado de Bienestar, tan golpeado en 2020 por la crisis sanitaria.

Y, además, la colaboración entre empresas y organizaciones no lucrativas se verá reforzada, de manera que esta relación no se fundamente en una donación tradicional, sino en un marco de cooperación social, estable y sostenible.